lunes, octubre 22, 2012

La Confusión de la Tortuga

Quiero compartir una muy buena noticia, la traducción al español del libro “Turtle Confusion” de Barry Newell. Este libro plantea en el diálogo entre una tortuga y un docente, una colección de problemas a resolver, pero tambien comentarios acerca de como plantear estos problemas para que sean de utilidad a los alumnos. La versión original fué puesta por el autor bajo dominio público y autorizó su traduccion, que fué hecha por Melina Lucía Coronel y revisada y editada por Manuel Kaufmann, la imagen de la tapa es de Manuel Quiñones.
Esto no termina aqui, alentado por la repercusión, Barry ha decidido escribir una guia para docentes, con pistas acerca de los acertijos que en forma de poemas se incluyen en cada capítulo. Además Melina ya ha comenzado la traducción de otro libre del mismo autor: "Turtles Speak Mathematics".
Es interesante mencionar que Barry Newell es astrónomo y docente y vive en Australia, y Melina Lucía Coronel es Profesora de Inglés, y vive en Entre Ríos, Argentina, por lo que se trata de una colaboración intercontinental.... La magia de internet. También es interesante ver el desarrollo del proyecto, ya que se llevó a cabo completamente en github.
Pueden leer el libro on line o descargarlo, y también usar la actividad TurtleConfusion en Sugar


Me gusta mucho uno de los comentarios del autor acerca de como usar el cuadernillo:
"Se intenta que el material en éste cuadernillo sea de alguna manera confuso a primera vista. En la vida real, no podemos evitar sentirnos confundidos de vez en cuando. Éste sentimiento de confusión nos indica que nuestro entendimiento de una situación en particular es inadecuada... En otras palabras, la confusión representa una oportunidad para aprender.
Los adultos deberían reconocer el peligro que existe en proteger a los jóvenes de los sentimientos de confusión. La vida no nos ofrece sus problemas en una secuencia de paquetitos cuidadosamente graduada, cada una de los cuales se puede resolver por el ‘alumno promedio’ en una hora de clase. Se lo debemos a nuestros alumnos, a la posibilidad de sentirse confundidos a veces; a permitirles aprender de lidiar con, y hasta beneficiarse de, la confusión; a permitirles desarrollar respuestas, en lugar de entrar en pánico, frente a situaciones en las que pueden sentirse inicialmente sobrepasados."

Publicar un comentario