viernes, septiembre 10, 2010

Ayer y hoy


En estos días, estoy por hacer un gran cambio a nivel laboral.
Despues de 12 años trabajando en la misma empresa, voy a poder dedicarme por completo a una tarea que he desarrollado durante las noches y ratos libres: colaborar en el desarrollo de la mejor plataforma de software para educación que existe actualmente.
Obviamente, cuando uno ya tiene algunas canas, esposa e hijos, estos cambios se piensan muchas veces. Pero el desafio, la comunidad y el objetivo es demasiado interesante como para dejarlo pasar.
Puesto a hacer balances, no pude evitar buscar mi primer computadora, que aun conservo, y fotografiarla junto con la que trabajaré en el futuro.
La Timex Sinclair 1000 costaba en 1980 200 usd, lo mismo que sale hoy una XO, y aunque en mi casa no teníamos dinero para comprarla, tuve la suerte de que mi padrino me la regalara ya que habia comprado una computadora mucho más potente, la C64. Mi padrino influyó mucho con esto en mi vocación y gracias a él tambien tuve mi primer microscopio y pude descubrir lo más parecido a la magia: la imagen de una foto apareciendo en la cubeta del revelador en un cuarto oscuro.
En la Sinclair 1000, no se podía hacer nada si uno no la programaba. Tambien era muy facil comenzar a hacerlo, solo había un interprete Basic, ni threads, ni redes, ni sistema operativo, ni archivos.
En estos, 30 añitos, pasamos de tener un procesador de 3.25MHz a 1GHz y de 2K a 1GB de RAM. Ademas, claro, no tenía pantalla, ni mouse,  ni audio, ni wifi, ni camara de video, ni puertos usb. No es raro, ya que muchas de esas cosas no existian :)
Pero la mejor característica de la XO quizas no sea el hardware ni el software, sino que en muchos lugares todos los chicos podrán tener una computadora, y no solo los que tengan un padrino como el mio.
Publicar un comentario